Quería hacer un resumen super objetivo de la Fiesta de la Primavera de este año, pero por mucho que intente desempolvar mis dotes periodísticas no creo que lo vaya a conseguir, así que allá van algunas pinceladas desde mi punto de vista personal.

A grandes rasgos podemos describir la última edición de la Fiesta de la Primavera como un evento agradable donde se respiraba un ambiente feliz y calmado. A nivel de relaciones públicas funcionó muy bien: es nuestro gran día de puertas abiertas, una oportunidad de darnos a conocer en acción y en ese sentido los comentarios de los asistentes fueron muy positivos. Les encantó nuestro espacio, su entorno natural además de los contenidos que se ofrecían (talleres, charlas y actuaciones). Hay personas que llevan años viniendo aunque vivan en Algeciras ya que comparten nuestra actitud respetuosa hacia las generaciones futuras.

Para muchas familias que actualmente forman parte de la Casa Verde, nuestra Fiesta de la Primavera fue su primera toma de contacto con nuestro proyecto. Estoy segura de que algunas de las 250 personas que vinieron este año también formarán parte de nuestra comunidad educativa en un futuro próximo.

A nivel de trabajo en equipo, en general las cosas funcionaron muy bien aunque algunas incidencias son inevitables. Son muchas las tareas a realizar antes, durante y después del evento, sin embargo estos eventos también nos proporcionan una oportunidad para conocernos mejor a través del esfuerzo común. Me encanta ver cómo surgen “nuevos talentos” entre los socios – a la larga lista de destrezas de Juanlu, ahora podemos añadir la de artista de la paella a gran escala; Bruno, papá de Vidal, se trajo un arsenal de talleres chulos para los peques además de un par de artistas estupendos, Emilia con bombo a punto de caramelo participó como si no estuviera albergando una vida dentro, Severine confirmó que es infinita, Silvia y Ania pintaron carteles informativos como artistas clásicas y resulta que Marcos es un hombre renacentista que tan pronto te arregla un pozo sin agua como te trae una banda mítica de reggae o te coloca la cartelería por todo el espacio. No me quiero enrollar demasiado, pero los que trabajasteis sabéis quienes sois.

Para mí fue una oportunidad de entablar relación con socias y socios nuevos con los que no había tenido la oportunidad de compartir. Me ha resultado muy grato ver la disposición de las personas cada vez que delegaba alguna tarea, pedía un bizcocho o encargaba alguna otra cosa.

Imposible no agradecer la voluntad de nuestro equipazo de Guías que estuvieron super dispuestas a todos los niveles.

Un Zenk Yu muy grande a tod@s los asistentes al evento, sin vosotr@s nada de esto sería posible.