El Viernes 23 de Marzo del 2018 cerramos el trimestre con una convivencia entre las familias que formamos actualmente La Casa Verde, el evento se tituló Encuentro Mariposa. Todos trajimos comida para compartir, hubo música para amenizar el ambiente y el cielo amenazador decidió no mojarnos esa tarde que pasamos al aire libre. El ambiente fue distendido y agradable durante la comida, a todos nos vino bien estar juntos de manera informal.
La segunda parte del encuentro consistió de una serie de dinámicas de grupo facilitadas por Ilde Hernández (socio de la Casa Verde desde hace 7 años y actual Vice Presidente de la Junta Directiva de la Asociación) cuyos objetivos habían sido previamente diseñados para cohesionar la comunidad educativa que es La Casa Verde y dar perspectiva sobre la trayectoria del proyecto ahora que se encuentra en un punto de inflexión. Tras 11 años de Casa Verde es hora de volar más alto, que el gusano salga de la crisálida y vuele como una mariposa – formalizar estructuras y profesionalizar nuestro servicio sin perder ese corazón verde que nos caracteriza. Esto sólo es posible gracias al esfuerzo y la confianza de tod@s los soci@s.
Sin entrar en demasiados detalles, creo que a todos nos divirtieron los ejercicios de grupo que hicimos del cual hay que mencionar el llamado Túnel del Amor, no voy a intentar explicarlo, sólo diré que fue una oportunidad de dar y recibir muestras positivas hacia el resto de las personas socias de la Asociación.
Quizá una de las partes más emocionantes de la experiencia fue escuchar a algunas de las mujeres fundadoras del proyecto mientras nos explicaron los comienzos de La Casa Verde: Lourdes Abello, representó al puñado de familias que tomaron la iniciativa de buscar otra manera de educar a sus hij@s y así contactaron con Colette Chaumier como profesora con experiencia en educación Montessori que al cabo de un par de años necesitó el apoyo de Valeria Mercuri como asistente y que actualmente dirige el Colegio Internacional Montessori de Málaga. Hubo un intercambio muy bonito entre las tres mujeres compartiendo sus recuerdos de los años pioneros de La Casa Verde, contestaron preguntas de los soci@s actuales y la espiral de la historia del proyecto comenzó una nueva vuelta.
Unos rayos de sol salieron a iluminar un bonito cierre con Colette cantando con su guitarra rodeada por los demás asistentes: madres, padres, niñas, niños, socias, socios, ex Presidentas, actuales Tesoreros, Directoras de antes y del ahora…al fin y al cabo personas unidas con un propósito común de continuar ofreciendo una educación para la paz para nuestras hijas e hijos.

Fotografías: Alvaro Parada