Con un maravilloso Espacio Infantil donde niñas y niños pudieron usar sus manos para experimentar con materiales Montessori; recreamos un pequeño salón con espacios de creatividad, de vida cotidiana, rincón de lectura, experimentos, así como espacios para actividad física con cuerda de equilibrio, elementos de malabares y nuestro tradicional y especial pintacaras.
Tuvimos a muchas pequeñas personitas probando la propuesta de actividades y disfrutando con sus manos, mentes absorbentes y ojos brillantes cuando entienden vivencialmente algo del mundo que les rodea. También sus familias se acercaron a conocernos y saber de ésta pedagogía.
Aderezamos el cuidado de nuestras hijas e hijos con un sabroso puesto de comida vegetarina donde las estrellas eran la tortilla vegana de verduras, el falafel especiado hecho en plan casero y los zumos recién exprimidos de las frutitas que la temporada veraniega nos ofrece. Riquísimo, tanto que nos quedamos sin existencias, fue un placer alimentar el cuerpo y el alma con nuestra filosofía Montessori.
Queremos dar las gracias por vuestro apoyo, así como congratularnos del equipo de familias que forman parte de este proyecto que hacen posible la magia de la comunidad.

Aquí tenéis fotos.